¿Con qué frecuencia debes hacer yoga?

¿Con qué frecuencia debes hacer yoga?
La respuesta corta es: diariamente. O todo el tiempo que necesites. Pero hay detalles que hay que considerar:

  • Tu nivel de condición física actual – si no estás acostumbrado a entrenamientos más intensos, entonces necesitas tener una práctica suave o hacer yoga menos veces.
  • Si tienes otros tipos de entrenamiento – aunque combinar el yoga con otros programas de entrenamiento suele estar bien, todavía necesitas asignar suficiente tiempo para que tus músculos descansen.
  • Tus objetivos: si tu objetivo es algo más que estar en forma físicamente, es posible que desees ajustar tu práctica en consecuencia.

Por lo tanto, si estás en forma y acostumbrado a la actividad física regular, haz yoga diariamente – es el programa ideal para la mayoría de las personas. También es cierto si no haces ningún otro tipo de entrenamiento.

Con la práctica diaria de yoga es necesario establecer la duración óptima de la sesión para evitar el agotamiento – puede ser de 15 a 30 minutos por sesión, y hasta una hora una vez que tienes más experiencia.

Si tienes otro tipo de entrenamiento, entonces ve a 2 o 3 sesiones de yoga por semana. Por ejemplo, si levantas pesas en el gimnasio 3 veces por semana, prefiere una práctica suave de yoga Hatha o Yin que se centre en la flexibilidad y la liberación de los músculos, la movilidad, la atención y la respiración – este es un enfoque equilibrado.

Si sientes que te falta algo, puedes intentar añadir algunos ejercicios de peso corporal ligero al final de cada sesión para centrarte en las zonas del cuerpo que no suelen ser objetivo del yoga, como las filas, los separadores de banda o los tirones para la espalda y los hombros traseros.

¿Cuáles son tus objetivos?

Reducir el estrés y la ansiedad

Yoga - Reducir el estrés y la ansiedad
Si quieres conseguir algo de tranquilidad y reducir el estrés, la práctica diaria suave es la mejor opción. Pero recuerda evitar el exceso de estrés, ya que puede causar un efecto opuesto, especialmente si tu dosha dominante es Vata.

Incorporar otras prácticas como el Pranayama (trabajo de respiración) y la meditación en tu sadhana (práctica) diaria también sería una gran idea.

Para ganar fuerza

Para fortalecerse, nuestros músculos necesitan suficiente carga física y tiempo para descansar y recuperarse. Por lo tanto, si estás levantando pesas y haciendo ejercicios cardiovasculares durante la semana junto con tu práctica de yoga, es probable que te quemes rápidamente.

Por lo tanto, en este caso, hacer yoga de 2 a 3 veces por semana es suficiente para cualquiera que busque aumentar la fuerza o ganar músculo. Una clase suave de Hatha, Yin o yoga reparador funcionaría mejor junto con el levantamiento de pesas, ya que ayuda a estirar los músculos tensos y a mejorar la flexibilidad.

Si sólo utilizas el yoga para fortalecerte, entonces podrías hacer una práctica diaria. Los estilos de yoga como el Ashtanga o una clase de flujo de vinyasa funcionaría mejor.

Para mejorar la flexibilidad

3 – 5 sesiones de yoga por semana deberían ser suficientes para lograr este objetivo, porque todavía se necesita algún tiempo para reducir cualquier dolor muscular.

Lea también: Posturas de yoga para la flexibilidad de la espalda.

¿Puedes practicar el yoga demasiado?

Sí, es posible. Además, si tu enfoque no está bien equilibrado, este problema puede ocurrir con bastante frecuencia.

Hay dos soluciones aquí:

  1. Necesitas practicar tantas posturas de yoga como puedas sin la sensación de estar agotado.
  2. Haz tu yoga tan a menudo como permita que tus músculos se recuperen. Puedes empezar con 2 o 3 veces por semana si no estás seguro, luego aumenta gradualmente el número de sesiones si te sientes bien.

¿Por qué el yoga?

Los beneficios del yoga

Es un antiguo sistema de bienestar y desarrollo espiritual que ha sido probado a través de miles de años y es beneficioso en muchos sentidos, como por ejemplo:

  • Alivio del dolor
  • Control de la respiración
  • Mejora del sueño y de la calidad de vida en general
  • Reducción de la ansiedad y la depresión
  • Aumento de la fuerza y la flexibilidad

El yoga nos ayuda a ir más despacio y a conectar con nuestro cuerpo, nuestra respiración y nuestra mente. En el lado físico, el yoga puede ayudarnos a aumentar la fuerza y la flexibilidad, quemar grasa y mejorar el equilibrio y la coordinación.

El yoga puede ser usado de varias maneras, dependiendo de tus necesidades:

  • Calentamiento dinámico antes de un entrenamiento pesado (flujo de vinyasa)
  • Rutina de flexibilidad matutina o vespertina
  • La práctica de la atención plena
  • Entrenamiento autónomo para aumentar la fuerza, la flexibilidad y el equilibrio (Ashtanga yoga)
  • Un enfriamiento activo después de correr o andar en bicicleta
  • Prevención o recuperación de lesiones (Yin o yoga reconstituyente)
  • Una forma natural de reducir el dolor crónico

Recuerda que el yoga es el sistema completo, que puede afectar positivamente a casi todos los aspectos de tu vida si se lo permites.

Posted on

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *